martes, 1 de noviembre de 2011

CUANDO OCURRE LO IMPOSIBLE

Hace un par de años, desatada la crisis inmobiliaria, uno de mis clientes de coaching intentaba salvar su empresa de construcción. Iba sorteando los obstáculos y prolongando la agonía del inevitable final. Cuando las armas de la razón eran insuficientes para generar salidas a la situación límite, le inducía a un estado de hipnosis desde el cual le guiaba. Así en un nuevo estado de conciencia veía con claridad la solución que buscaba y descubría los recursos de  disponía para llevarla adelante. En uno de los trances ocurrió algo más fantástico aún y dijo “la crisis no es una realidad, la crisis no la están vendiendo”. Lo había visto tan claro que el mismo se sorprendía de no haberlo visto antes. Cualquier persona podría decir que estaba loco pero no, sencillamente había contemplado desde una posición, desde un nivel de conciencia más elevado. Había comprendido las limitaciones de recursos que poseemos cuando no ampliamos nuestra conciencia, cuando nos recluimos en un marco de pensamiento dominante, estrecho, insuficiente y creemos a todos menos a nosotros mismos. Aquella sesión fue definitiva porque mi cliente tomó conciencia que la realidad y la vida es otra cosa de lo que nos venden en la escuela, la universidad, los medios de comunicación, los agentes económicos y sociales, los políticos y todas esas personas de la calle que resuenan en la misma frecuencia y amplifican la sensación de una realidad que va a peor. Y así conducen la realidad efectivamente a otra situación peor …. para ellos, pues se enroscan en un estado mental que les anula su propia capacidad. Estas personas no pueden imaginar otros contextos mientras no amplíen su conciencia; no pueden acceder a otras dimensiones de la realidad que son diferentes, integradoras y gratificantes que suponen una mejora en la calidad de vida y nos dotan de recursos para liberarnos de forma que podamos vivir la vida que “realmente” nos deseamos y no aquella que se presupone es la buena vida. Aquel cliente no fue la excepción, otros que han participado en el taller Arqueología del Talento o han realizado el proceso de Coaching Arqueológico han experimentado lo mismo y han renovado positivamente su posición en el mundo. Si colaboras con la vida y la das vida, ella colabora contigo y te llena de vida. Para ello tienes que resituarte en tu relación con la realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada