jueves, 5 de enero de 2017

Historias con Talento: Oleg Tselkov

En una reciente entrevista al inconformista pintor Oleg Tselkov le preguntaron que si fuera posible viajar atrás en el tiempo ¿cambiaría algo? “No es necesario cambiar. Como vive la gente es como estaba escrito en el destino”. Pudiera parecer paradójica esta respuesta en quien buscaba desde joven la libertad, en quien en su juventud fuera expulsado por sus ideas de varios centros académicos para jóvenes talentosos de la Unión Soviética, en quien fuera requerido y recibiera en su pequeño apartamento moscovita a toda la inteligencia artística de los 50/60 como Joseph Brodski, Arthur Muller, Anna Akhmatova, Evgeny Yevtushenko, Renato Guttuso entre otros, en quien su obra pictórica no fuese expuesta al público por ser considerada innovadora por las autoridades soviéticas. El renovador pintor abandonó la URSS en 1977 y se instaló en su exilio en Francia siguiendo su destino de libertad. ¿Es la libertad el destino? ¿Se elige el destino? ¿Dónde queda el libre albedrío?

En la misma entrevista Oleg Tselkov resuelve la paradoja de una forma sencilla y clara cuando le preguntan ¿Es necesario trabajar duro para que un artista sea fructífero? A lo que responde “que una persona con las piernas torcidas no debería jugar al baloncesto”. Y prosigue “Es muy simple. Ser artista es una cosa divertida. Con esto, es necesario nacer. ¡Es imposible hacer para que aparezca! No hay profesores que lo enseñen. Es innato. De Dios. Hay un dicho: "El artista es en sí nada elige, si él es un artista." Y si él elige para llegar a serlo, fue allí a aprender pero no es un artista. Una y otra vez será un artista falso. ¡El artista no elige! Dios le obliga a hacer su propia obra, en lugar de un deseo de hacer dinero”. Lo dice Oleg Tselkov que a sus más de 80 años vive humildemente aun siendo uno de los pintores vivos más cotizados.

El talento es un regalo, un don con el que cumplir con el destino. Ambos vienen dados y han sido elegidos para nosotros por el Creador. La libertad de vivir pasa por ser fieles a ellos. Quizás sea esta la cuestión del libre albedrío si aceptar quienes somos en el orden de la creación o elegir un camino que no se adapta a nuestros dones.


Arqueología del Talento© es una exploración en el trance hipnótico para el descubrimiento de los dones personales y el reconocimiento del camino que nos otorga la libertad en este mundo. Para más información y próximos seminarios pulse AQUÍ.

sábado, 10 de diciembre de 2016

EL CAMINO DE LA ECONOMIA DEL TALENTO

De manera semejante a como se confunde economía con negocios, se confunde trabajo con empleo, talento con conocimientos y experiencia adquirida, y la carrera profesional con el camino que nos conviene en la vida. De alguna forma las necesidades de la población y la organización de recursos de las que hace uso la sociedad para satisfacerlas han ido estableciendo una sugerente asociación de palabras, un desarrollo del lenguaje que estructura significados y da vida a la cultura, un proceso hipnótico del que no nos damos cuenta pero que influye en nuestro enfoque de la realidad y nuestras posibilidades de intervención en ella. ¿Qué sucede cuando la sociedad ha conseguido cubrir las necesidades para las que se desarrolló una cultura especifica? Que las necesidades han cambiado, las formas de proceder antiguas pierden su validez y al mismo tiempo seguimos prisioneros de esquemas mentales que no nos permiten vislumbrar más allá. El lenguaje y el valor de las palabras como viene siendo usado se muestra insuficiente para crear una nueva realidad. Existe falta de futuro hasta que despertemos del trance hipnótico en el que nos ha sumido la cultura ¿Se preguntará el lector que tiene que ver esto con la economía? La respuesta es sencilla aunque no obvia: la economía no es más que la gestión y administración de valores, justamente esos intangibles que expresamos a través del lenguaje y que residen en nuestro inconsciente. 

Las paradojas de la vida siempre se muestran en cómo hacemos uso del lenguaje. Cuando se dice no hay trabajo, no es que no haya trabajo que es un recurso abundante pues es inherente a toda persona, es que hay escasez de fórmulas capaces de convertir el rendimiento del trabajo en ingresos suficientes para vivir de acuerdo a las expectativas creadas. Esto es lo que consideramos empleo, bien sea en sus variantes de autoempleo o de forma asalariada. Desde esta panorámica, el empleo asociado a una expectativa de vivir se convierte en un codiciado fin. Y en el logro de este fin la población compite adquiriendo conocimientos o certificados de títulos y experiencia, algo que las empresas vienen revistiendo con la elegancia de la palabra talento. Si el talento es la fórmula por excelencia de la productividad, hace fácil y con soltura lo que a otros les cuesta, ¿cómo es que es escasamente remunerado? Y es que el talento poco tiene que ver con la maestría alcanzada por el esfuerzo y mucho que ver con ese patrón innato y único de la organización de la capacidad humana en cada individuo, singularizándole y haciéndole un maestro en el hacer de determinadas funciones desde su nacimiento. El talento es en sí mismo económico por naturaleza (rinde mucho, cuesta poco y se mantiene motivado intrínsecamente en su quehacer) y es un regalo poco requerido en la organización humana salvo para determinados puestos y equipos que marcan la diferencia. Esa distinción funcional que emerge desde el talento no solo especializa al sujeto de forma natural sino que marca y pone rumbo a su camino en la vida asignando a cada individuo su espacio natural en la sociedad humana, ese donde es competente ofreciendo un servicio útil para cubrir las necesidades de sus semejantes. Bien lo exponía Santa Teresa en Las Moradas: “es mucho atrevimiento que quiera escoger yo camino, sin saber el que conviene más, sino dejar al Señor que me conoce que me lleve por el que me conviene, para que todo haga su voluntad”. De aquí que la economía parte de los dones recibidos y el uso que hacemos de ellos. Recuérdese la rentabilidad de esta economía del talento en la parábola de los talentos que nos habla de los frutos que rinden si invertimos en ellos: al que tiene se le dará y al que lo entierre se le quitará. Y medite el lector sobre su aplicación a los tiempos que corren. ¿Qué hace esta organización económica con los dones de su población? La economía no es un negocio, que es la negación del ocio, sino ocio y gozo del regalo de la vida. Un regalo que disfrutan aquellos que profesan su vocación, ese camino al que nos abre el talento. Invirtiendo en el camino de la vocación nos proporcionamos la mejor vida a la que podemos aspirar y contribuimos a hacer de este mundo un lugar más agradable y mejor en el que vivir, desligados de envidias y esas ansias de reconocimiento que tanto abundan.

Mal negocio en la vida es invertir nuestros esfuerzos y nuestra carrera profesional en unas expectativas que no son las nuestras. Mal negocio es adquirir títulos, certificados, conocimientos y experiencias con el único fin de hacer de la vida un negocio rentable en términos monetarios. Siguiendo esta ruta nos olvidamos que la mejor economía es la que nos ofrece nuestra propia naturaleza: la del talento, el valor más escaso y útil de cuantos existen. Ya decía Albert Einstein “que lo importante no es conocer el mundo, sino encontrar nuestro camino en él”. Y esto es posible cuando se comienza a escucharse a uno mismo, a conocerse y a despertar al trance colectivo en que nos mantiene la cultura. Cuando esto ocurre el lenguaje utilizado va variando y vamos abriéndonos a las posibilidades de crear una realidad distinta acorde a nuestras necesidades y a las de quienes comparten el regalo de la vida a nuestro alrededor. El futuro es posible y se irá creando a si mismo siguiendo cada cual su propio camino, ese que corresponde al talento propio, íntimo y natural. Todos tenemos cabida en este mundo. Hay una frase del Lao Tse en el Tao Te King que me encanta, y nos pone en contacto con la magia de la creación y la vida a través del talento: 

“Cuando tu encuentres el camino 
Otros te encontrarán a ti. 
Al pasar por el camino 
Serán atraídos hasta tu puerta 
Y el camino que no puede oírse 
Resonará en tu voz 
Y el camino que no puede verse 
Se reflejará en tus ojos”  

Existen muchas vías de autoconocimiento para encontrar el camino propio y tomar conciencia de los dones que portamos, pero hay una que te va a sorprender basada en el lenguaje de la hipnosis y los sueños. ¿Qué mejor manera de desenmascarar la paradoja de la existencia que allí donde creamos nuestra realidad sin darnos cuenta? En Arqueologíadel Talento y la Academia de Hipnosis & Sueños ponemos nuestro talento y vocación al servicio de la economía del talento, de la creación del futuro, ese que se construye entre todos desde los valores intangibles. 

martes, 8 de noviembre de 2016

Historias del talento: la tuya y la mia

Escribimos nuestra vida en torno al talento. La siguiente historia esta basada en hechos reales: "Me regalaste un disco suyo. Que maravillosa música la de aquel grupo. Rompía la monotonía de las tardes desapacibles de invierno cuando volvía de entrenar de la pista de atletismo y la noche era prematura. Lo escuchaba una y otra vez. Cuanta poesía en sus notas. Volaba contigo por nuevos mundos mientras te esperaba. Luego pasearíamos mientras tararearías esas melodías que el aire fresco de la inspiración colaba en tu cabeza. Éramos marionetas en la cuerda buscando una puerta a la realización de nuestros sueños. Cuantas noches escuchando a ese grupo en el Garaje Hermético de Prosperidad mientras divagábamos sobre la promesa de una vida maravillosa. ¿Te acuerdas? Quien diría que la alcanzaríamos. Morrisey entrenaba corriendo en la pistas del gris Manchester y adoraba la música pop de Sandie Shaw. Sandie estaba enamorada del poeta dandy de Morrisey. En primavera fuimos a escuchar el inolvidable concierto en el Parque del Oeste. Se llamaban The Smiths porque eran gente normal que querían vivir algo hermoso, decía Morrisey. Recuerdos inolvidables de juventud con una vida por delante. En el Garaje Hermético nos despedimos escuchando una de sus maravillosas canciones “Heaven Knows I’m a miserable now”. Y nuestros sueños de prosperidad se hicieron realidad, vivía aventuras alrededor del mundo y escribía sus relatos, formaste tu propia banda y sonabas a todas horas por la radio. Habíamos puesto música y poesía a nuestras vidas. No nos debíamos nada, pero sabíamos hacernos sonreír como cuando canta Sandie Shaw con The Smiths esta maravillosa canción de Morrisey: “I Don't Owe You Anything”


Arqueología del Talento© te apoya para escribir tu propia historia desde el talento.

jueves, 6 de octubre de 2016

TALENTO: GUION DE VIDA

Algunas enseñanzas para escribir el guion de nuestras vidas parten de quienes descubrieron su talento y fueron fieles a él. Esta es una pequeña muestra:       

  • “No tenemos que comprender el mundo, solo encontrar nuestro camino en él” Albert Einstein (Físico)
  • “El talento es el único punto de partida" Irving Berlín (Compositor musical) 
  • “Cuando el trabajo es un placer la vida es bella. Pero cuando nos es impuesto la vida es una esclavitud” Máximo Gorki (Escritor)
  • "He escrito este poema por dictado inmediato, sin premeditación y contra mi voluntad" W. Blake (Poeta y Pintor)
  •  "Hay alguien en mi cabeza que pero no soy yo" Pink Floyd (Grupo musical)
  • "Alguien dentro de mi descubrió las ecuaciones" C. Maxwell (Fisico)
  •  ¿Quién no desea hacer en su vida un viaje extraordinario?¿un viaje tan extraordinario que sea capaz de recompensarnos con el tesoro que contiene el poder de transformar nuestra vida? Alberto Sánchez-Bayo (Escritor)
  • "La autorrealización es la realización a plenitud del ser humano, la expresión de todo lo que el ser humano puede llegar a ser, la manifestación real de todas las posibilidades de la persona... en suma, es el motivo fundamental de la existencia humana." A.Maslow,(Psicólogo)

Realiza el viaje de tu vida, descubre al otro que hay en ti, conecta con tu talento y escribe el guión de tu vida, ese que es el motivo de tu existencia humana. Arqueología del Talento© te apoya en escribir tu mejor obra. 

domingo, 18 de septiembre de 2016

EL SIMBOLO VIVO DEL TALENTO

El talento como patrón que configura el potencial humano de una forma especifica y única en cada persona se expresa formalmente en el cuerpo fisico de cada individuo. Nuestro cuerpo es símbolo del talento interno, un símbolo semejante al de otros pero no igual pues posee rasgos que le caracterizan y le capacitan como ser único dentro de la especie. Este conjuntos de rasgos físicos característicos que distinguen al individuo permanecen en él durante toda su existencia. O lo que es lo mismo, el talento que se expresa a través del cuerpo fisico, se mantiene vivo desde el día en que nacemos hasta el momento en el que abandonamos este cuerpo y este mundo. Somos un símbolo vivo, expresión innata de un orden singular de capacidad que la naturaleza deposita en cada ser. 

El diseño de nuestro cuerpo físico manifiesta de por si la función que cumplimos en la creación y la razón de nuestro existir. Pero el conocimiento del talento, esa fórmula integradora del potencial que opera dicha función natural a través de cada individuo, es superficial si solo nos fijamos en la cáscara de nuestro ser. Al talento hay que dejarle hacer, hay que permitirle que se exprese libremente para poder profundizar y apreciar esos otros rasgos característicos que le animan. Pero el talento no es el resultado de un juego de especulación reflexiva y análisis emocional, obedece a un orden de memoria creadora que requiere de una energía y un cuerpo fisico para materializar su obra. El talento es una condición del ser, un atributo original y esencial del individuo para conducirle en su existencia. Para conectar con esa memoria que nos ha creado, esa que nos integra a nuestra razón de ser y nos capacita por si misma armonizándonos con el universo entero, hay que regresar a las dimensiones invisibles donde el espíritu creador del ser reside. Al conectar con dicha memoria su visión se hace símbolo, símbolo capaz de movilizar y trascender nuestro ser, símbolo de vida. ¿Quieres ver ese símbolo que te llena de vida? ¿Quieres contemplar el símbolo de tu talento?

Arqueología del Talento© es una metodología para el autoconocimiento del talento y nuestra razón de ser basada en el acceso a las dimensiones creadoras en el estado de trance; una metodología pionera e innovadora que integra la hipnosis y la meditación permitiendo al participante ver el diseño de su talento, esa fórmula simbólica que le llena de vida. Infórmate de nuestros talleres y actividades en: www.arqueologia-talento.com 

  

viernes, 26 de agosto de 2016

EXPERIMENTA EL TALENTO

El Talento es un don de la naturaleza humana que integra en cada ser las facultades de su potencial, organizadas de una forma especial, específica y única. Como don, el talento es un rasgo innato de capacidad y un atributo esencial particular de cada ser humano que se expresa al hacer en libertad, descondicionado de nuestros deseos y opiniones, de lo que creemos que somos y de lo que deberíamos ser, de las creencias propias y ajenas. En ultima instancia el talento se manifiesta haciendo desde quienes somos, se despliega cuando nos rendimos de luchar por un querer ser y nos dejamos ser. El talento emerge cuando nuestra naturaleza íntima cobra vida y se convierte en verbo, moviéndonos y no intentando moverlo por la propia fuerza de voluntad. El talento es verbo, motor de nuestro hacer desde el ser, es palabra viva que habla y rinde frutos a través de cada ser. De poco sirve hablar de talento, de saber más acerca del talento si hablamos con palabras muertas, si no se experimenta el talento en uno mismo y se tiene conocimiento de él por la experiencia directa. En estos tiempos en los que tanto se habla de talento en el mundo de la organización humana y los ambientes laborales, las palabras son inútiles si no se viven. El abad Jacob, monje del desierto en el primitivo cristianismo, dejó escrito en uno de sus apotegmas (398) unas palabras que casan muy bien con los momentos actuales "No basta con hablar. En nuestro tiempo hay mucha palabrería. Lo que se necesita es poner en práctica. Esto es lo que se busca, y no un hablar que no produce ningún fruto".

Arqueología del Talento es un proceso vivo y liberador del Don que habita en ti. Es un viaje renovador y lleno de vida para despertar ese potencial maestro que reside en tu interior. Vivir desde el talento es más accesible con la metodología experiencial de Arqueología del Talento. .

viernes, 15 de julio de 2016

MEMORIA y ESPACIO DEL TALENTO

“La complejidad de determinados sistemas hace pensar en un primer momento en el azar o en la no causalidad. Para Prigogine, se trataría de una causalidad más fina que reordena estados caóticos. Es como si hubiera una MEMORIA en la materia física que le hace buscar siempre el orden adecuado”

Arqueología del Talento ayuda a las personas a conectar con la memoria que les ha concebido y a ocupar el espacio que corresponde a su talento.