jueves, 9 de febrero de 2017

Historias con Talento: Yuri Kukláchev

Para la realización de su obra, el talento que nos ha sido otorgado ha de seguir su propio camino estratégico, en el cual hay momentos de prueba para colocarnos debidamente en la posición que nos va a permitir avanzar. Estas circunstancias a veces incomprensibles, a veces tan duras y difíciles que no desearíamos que se hubiesen presentado en nuestras vidas, son, sin embargo, necesarias y las más propicias para congraciarnos y encontrarnos con el talento y nuestro lugar en el mundo. No todo es elección de uno mismo en la vida, las condiciones vienen dadas y hemos de afrontarlas para hacer aflorar nuestro talento. Bien lo dejó expresado Ortega y Gasset en su célebre frase “Yo soy yo y mi circunstancia, y si no la salvo a ella no me salvo yo”. El talento como la rosa tiene sus convenientes espinas antes de florecer. La historia de Yuri Kukláchev es bien ilustrativa de ello.

Quizás este nombre no le diga a nada, a menos que usted sea ruso, aficionado al circo o a los gatos. Supe del Teatro de los Gatos de Moscú leyendo una de las últimas obras de Fernando Sánchez-Dragó y poco después me encontré con una entrevista a su fundador Yuri Kukláchev en la que relata su Camino del Corazón. La siguiente historia llena de vida tiene sus propias espinas, es “un camino duro en el que siempre obedecí los dictados del corazón” como reveló el payaso ruso, sin maquillaje, en una de sus Lecciones de Bondad dirigidas a menores recluidos en centros de internamiento.

El payaso aún se acuerda de cuando teniendo siete años un tío suyo le preguntó "Yuri, dime ¿para qué has venido a este mundo?". “Con el fin de vivir” le respondió. "Es comprensible. Pero, ¿quién quieres ser?” volvió a preguntarle. El niño no sabía. Y el tío le propuso "Piense que usted se convierte en la vida". El pequeño Yuri no durmió aquella noche probándose, jugó mentalmente con ejercer diferentes profesiones pero no dio con la respuesta que encajaba con el molde que le llenaba de vida y pasó largo tiempo pensando en ello. No encontraba una respuesta a esta cuestión que llegó a obsesionarle como si de una pesadilla se tratara. Como recuerda, aquella situación le hizo tomar conciencia de que “no había de vivir en vano”. 

Un día su padre apareció en casa con un televisor. Al encenderlo estaba Charlie Chaplin en la pantalla. ¡Le gustó tanto! Se reía tanto que en algún momento, se levantó y comenzó a hacer el payaso. Escuchó risas a su alrededor y sintió la calidez de esa risa. Estaba tan feliz que dijo: "¡Lo encontré! ¡Lo he encontrado! ". Se había dado cuenta por sí mismo de lo que iba a hacer en la vida, “había encontrado el negocio que le era agradable a su corazón”. Tenía ocho años de edad cuando supo que en el residía la “¡voluntad de payaso!” A partir de ese momento supo cuál era su misión y tenía que ejecutarla.

Reflexiona y dice “todos venimos a este mundo para cumplir su misión. Todos hemos sido elegidos para una misión que nos conduce a encontrar el propio don y nos da la oportunidad de encontrar un trabajo en beneficio de las personas”. Yo tuve la suerte de encontrarlo pero eso no quiere decir que todo fuera a ser simple y fácil a partir de ahí. Amaba ser payaso, tenía el don, pero esa promesa que residía en él había de crecer hasta madurar y dar frutos. Él era el amo de sí mismo y se puso a ello.

Aspiró a entrar en la escuela del circo, lo intentó varias veces sin ser aceptado. Las oportunidades, hasta siete, pasaban. Sabía que era un payaso. “¿Qué tipo de payaso?” me preguntaban y se reían de mí en la cara. No lo sabía. Llevaba cuatro años pretendiendo ser admitido en la escuela circense y cada intento fallido era una humillación. Estaba deprimido. No tomaba alcohol pero tal era es mi estado de abandono que un día mi padre me lanza: "Qué hijo, ¿bebiste?", "No papá, es que no tengo a nadie en quien confiar.", entonces me dijo "estás equivocado. Conozco a un hombre que cree en ti. Soy yo, tu padre”. Y me salvó. Me di cuenta de que el deseo de convertirme en un payaso era tan grande que nadie lo podía romper, estaba tan seguro de mí mismo que supe que no había poder más grande que el que tengo dentro. Supliqué al universo que me ayudara. Creo que cada fibra de mi cuerpo envió este mensaje: "¡Señor, ayúdame a realizar mi sueño! ¡Ayúdame a ser quien soy!” Y sólo dos días después me encontré en el autobús con una niña que entrenaba en el circo nacional. Ella no sabía de mi afición pero aquella conversación casual en el transporte público me dirigió hacia mi espacio. Ella me llevó al gimnasio donde practicaba, había de todo: trapecio, esteras, malabares, trampolines, alambre,…. Pensé, “gracias a Dios, tengo todo lo que debería tener”. En silencio y con persistencia comencé a practicar, a trabajar día tras día. A los 16 años gané el concurso de aficionados dedicado a los 50 años de poder soviético, convirtiéndome en el primer payaso de la Unión Soviética. Fue así como conseguí entrar en la escuela de circo. 

Parecía que todas las dificultades habían quedado atrás. Pero no fue así, aún le esperaba una prueba mayor. Había ingresado en la Escuela de Circo y al poco tiempo caí en la formación del banco rompiéndome la pierna. El nervio tibial se había cortado y los médicos me hicieron saber que era probable que se mantendría sin sensibilidad de por vida. Me operaron y me aconsejaron que esperara pacientemente, “si la pierna empieza a doler, a continuación, el nervio se restaurará. En caso contrario la pierna quedará desactivada". Vino el dolor, un dolor punzante y agudo, constante. Era terrible, comenzaba en el pie y se expandía a lo largo del cuerpo hasta el cuello ahogándome. Me prescribieron morfina y la droga comenzó a apuñalar día tras día a ese joven de dieciséis años que era. Dependía de ella, bastan tres inyecciones para crear la adicción y me habían prescrito quince. Un día mi madre se asustó "Hijo, ¿qué te ocurre? ¿Qué están haciendo aquí contigo " Al saber que era la morfina, me dijo:" ¿No querías ser un artista? ¡Así nunca lo vas a ser! Te vas a convertir en un don nadie, esto no te llevará a ninguna parte". Se fue llorando del hospital. “Llegó la noche. Las enfermeras vinieron a ponerme otra dosis de la droga y me negué. El dolor se intensificó, me ardía todo el cuerpo, no podía respirar. Fue una noche espantosa, de horror. A las seis de la mañana, sólo, me quedé dormido. Pero esa noche me ganó para el propósito que tenía en la vida. No había otra manera de convertirse en un artista”. Regresé a la Escuela del Circo con muletas y no querían allí una persona con discapacidad. El director de la escuela recibió una solicitud pidiendo mi expulsión tras lo cual reunió una Comisión y me hizo llamar. Me enseñó el documento. “Solo quiero aprender, no quiero que gobiernen mi vida” reclamé y delante de quienes habían exigido mi expulsión el director rompió la solicitud diciendo “mientras yo esté aquí, este niño va a aprender. Él tiene un corazón de payaso” Gracias a él, me gradué.

Era un payaso, era el mismo payaso que todos los demás, el payaso habitual que sabía todos los géneros y que puede encontrarse en cualquier parte. Nada especial. Esa no era la orientación que sentía debía dar a su trabajo. ¿Cuál era entonces? No lo sabía y no daba con ella, estaba otra vez perdido. La vida puso en su camino un gatito desgraciado, flaco, mojado y ciego que clamaba lastimosamente. Lo encontré en la calle, lo llevé a casa, le alimenté, lavé y cuidé. El me ayudó a encontrarme conmigo mismo. ¡Claro! pensé, ¡nadie en el mundo tenía un número con gatos, nadie sabía cómo entrenarlos! Se puso manos a la obra y como todos antes de él no conseguía domesticar al indómito felino. A pesar de su terquedad no logró adiestrar al gato, la voluntad de un gato no se puede doblegar. Entonces me di cuenta que yo no era un gato y empecé a entrenarme a mí mismo, buscando lo que más le gustaba al minino. Un día, al llegar a casa, el gato había desaparecido. Busqué por toda la casa. No aparecía. Seguí buscando por la cocina, lo mismo; entonces el gato tiró la tapa de la olla y allí dentro estaba. Fue cuando me di cuenta ¡Eso era todo! ¡Ahí estaba mi número! Así nació el “gato y el cocinero” el número con el que recorrió el mundo entero y recibió todos los premios de mundo circense (y que puedes ver en el vídeo al final de este post). La clave no era amaestrar gatos sino permitirles jugar para descubrir el talento único de cada minino y hacer un número a la medida de cada uno de ellos.

Yuri decidió abandonar el circo y crear su propio teatro. ¡Un teatro de gatos! Tenía la idea clara pero el tiempo pasaba y seguía sin un espacio donde llevarlo a cabo. Corría el año 1990 y desde los Estados Unidos le enviaron un contrato para establecerse allí. Insistían pero él no quería abandonar Rusia. La situación se convirtió en desesperada, todo iba camino de perderse. Hasta que un día en la cama escuchó la voz interior del sueño que le despertó:

- ¿Qué te miente? ¿Qué te pierde?  ¡Obtener las cosas rápidamente y correr! 
- En caso de correr ¿A dónde? Al Ayuntamiento de Moscú. 
- ¿Por qué al Ayuntamiento de Moscú? No quiera saber y vaya. ¡El tiempo se acaba!

Me levanté, cogí el coche y me fui directo al Ayuntamiento de Moscú. Entré en el edificio e inmediatamente me topé con el alcalde. "¡Hola!, le dije. Necesito ayuda. Me ha llegado un contrato para trabajar en Estados Unidos. Si acepto, no regreso. Mis hijos aprenderán allí, seré propietario de una casa y la economía me irá bien. Pero yo quiero estar aquí. Por el amor de Dios, deme una habitación en la que hacer mi teatro de los gatos". Y de repente dijo a uno de sus subordinados "Sí, le das una sala de cine." Y así fue, sin sobornar con chocolates, champán, sin rublos de por medio, me dieron un espacio de 2000 metros cuadrados en el centro de Moscú. Y el Teatro de los gatos comenzó a funcionar de esto ya hace 25 años, apoyado por gente buena. Incluso el banco me ayudó a obtener la licencia.

Yuri Kukláchev termina su “lección de bondad” haciendo hincapié en que es importante que cada uno de nosotros nos encontremos a nosotros mismos, que cada uno entienda su misión y la viva honestamente. "El secreto es escuchar tu corazón pero no espere que todo vaya a ser fácil. En algunos momentos va a ser incómodo y muy duro pero si no fuese así nada se te daría". La estrategia del talento siempre florece, como una bella flor, como una rosa con espinas. Sin embargo quienes abandonan la promesa que albergan y toman como suyos derroteros que no les corresponden acaban creciendo con espinas sin llegar a florecer.  

Al hilo del hermoso relato del talento del payaso ruso Yuri Kukláchev, de esta gran historia de vivir basada en el talento y el rencuentro con uno mismo para avanzar en el desarrollo y realización del sueño que somos, viene a mi memoria el momento en el que paseando por las sendas de la Sierra de Guadarrama Ortega tuvo la claridad que dejó plasmada en su famosa frase y que con otras palabras recoge el poema del Premio Nobel de Literatura Imre Kertesz:

 “No olvides el sueño que te ha hecho nacer,
no olvides la promesa que alberga esta vida,
no olvides que esta promesa plantea condiciones,
es más que debes buscar el cumplimiento de la promesa únicamente en el cumplimiento de las condiciones”  

Y revivo la memoria de muchos que en su viaje interior se acercaron a Arqueología del Talento para rencontrarse con su don, su misión y superar las pruebas que enfrentan en el camino escuchando la voz de su corazón en el sueño hipnótico. Todos ellos son un guion de vida único, útil y emocionante,  una maravillosa promesa en curso de realización que florecerá a pesar de las espinas que crezcan en el camino. 

lunes, 23 de enero de 2017

Historias con Talento: Srinivasa Ramanujan

El talento, en el alcance de su propósito, parece recorrer un camino de adversidades, contrariedades e incomprensiones; incluso llega a enfrentar la paradoja de negar la misma vida pero todo no es más que una ilusión. La sorprendente historia del matemático autodidacta Srinivasa Ramanujan es un claro ejemplo de que la ruta del talento es nuestro camino apropiado. 

Ramanujan nació en una familia de brahmanes en Madrás a finales del siglo XIX. Creció muy apegado a su madre y su debilidad física le hizo padecer continuos problemas de salud durante su corta pero fecunda vida.  En su niñez rehuía asistir a la escuela hasta el punto que la familia le puso un policía para asegurarse de asistencia.  Fue a los diez años cuando entró en contacto con la matemática cuyo lenguaje parecía ser el suyo propio, mostrando una especial inclinación hacia la geometría y las series infinitas. A los trece años ya descubría teoremas sofisticados por su cuenta. A los dieciséis sus compañeros decían de él que raramente le comprendían. Se dedicaba por su cuenta a investigar los números de Euler y otras cuestiones en las que estaba tan ensimismado que habiendo recibido una beca para seguir sus estudios la perdió por no tramitarla. Las matemáticas le absorbían día y noche, y de nuevo perdió la oportunidad de adquirir una educación formal al no superar las pruebas de acceso a la universidad al relegar el conocimiento de otras materias. Ramanujan poseído por su talento siguió su camino particular que le condujo a vivir en un estado de pobreza rayana a la inanición. Solo las matemáticas parecían alimentar su solitaria e incomprendida existencia.

Teniendo 22 años su madre le organiza una boda. Su nueva situación le obliga a buscar un trabajo remunerado para mantener a su mujer pero la fortuna parece esquivarle. La pobreza y su débil salud se agudizan. Temiendo por su vida y sintiendo que su investigación no puede irse a la tumba con él, hace llegar sus cuadernos (el conocido cuaderno de Ramanujan) a diversos profesores de matemáticas a través de un amigo. Todo parece ir en su contra. Ni su investigación matemática es reconocida, ni su búsqueda laboral rinde frutos. Recupera sus cuadernos que se los presenta al funcionario Ramaswamy Aiyer como aval para obtener un empleo. Este funcionario que ha fundado la Sociedad Matemática de la India reconoce su extraordinario talento matemático al examinarlos. Por fin alguien parece comprenderle y apoyarle, alguien que no está dispuesto moralmente a ahogar semejante genio en los peldaños más bajos de una oficina administrativa y que comienza a presentar su investigación a diversos matemáticos indios.   

El brillante talento de Ramanujan parece haber encontrado una vía para abrirse camino en la comunidad matemática pero no todos creen en su integridad intelectual. La demostración de la autoría y la veracidad de sus enunciados van a ser una constante en su vida. El Secretario de la Sociedad Matemática de la India, Ramachandra Rao, duda que el magnífico trabajo del joven matemático sea original y envía su investigación a un notable matemático de Bombay, el profesor Saldhana, quien si bien no ha llegado a comprenderla, manifiesta que el autor por ello mismo no puede ser un farsante. Rao sigue dudando de Ramanujan hasta que asiste a una exposición de éste sobre series divergentes y ante su brillantez queda convencido que está ante un genio procurándole recursos financieros para proseguir sus investigaciones. Ramanujan comienza a publicar en la Diario de la Sociedad Matemática India pero su lenguaje tan brillante como escueto es inasequible a sus lectores. Su excepcional talento parecía aislarle de los mortales.

Acuciado por los problemas económicos sigue buscando trabajo. Por fin lo consigue en el departamento de contabilidad del Puerto de Madrás avalado por el profesor de matemáticas Middlemast quien le describe como un joven de capacidad excepcional en matemáticas. Ramanujan cumple con su trabajo con facilidad y rápidamente lo que le permite seguir su investigación matemática en la que es animado por su jefe, Sir Francis Spring, y su colega y tesorero de la Sociedad Matemática de la India, Narayana Iyer. Ambos junto con Rao comienzan a presentar el trabajo de Ramanujan que entonces cuenta 25 años a los matemáticos de la metrópoli británica.

Los primeros profesores británicos devuelven los escritos de Ramanujan sin comentarios. El profesor Hill del University College of London aprecia en el joven matemático indio un cierto gusto y habilidad por las matemáticas pero su trabajo está lleno de agujeros al carecer de la formación académica y los fundamentos necesarios para ser aceptado por la Comunidad Matemática, prestándose a darle asesoramiento para el desarrollo formal de su investigación. Cuando el profesor Hardy del Trinity College of Cambridge comienza a leer el manuscrito que le envía Ramanujan se debate entre sí está ante un fraude o ante unos teoremas difíciles de creer. Hardy prosigue su lectura, queda impresionado por el trabajo sobre series infinitas y finalmente al estudiar los teoremas sobre fracciones continuas expresó “que le habían derrotado. Que nunca en absoluto había visto algo parecido”. Ante su hallazgo Hardy pasa el manuscrito a su colega J. E. Littlewood quien también queda sorprendido por la capacidad excepcional y originalidad del joven matemático indio. Bertrand Rusell llega a decir que sus colegas del Trinity creían haber descubierto al nuevo Newton.

Ramanujan recibe una carta de Hardy en la que le manifiesta su interés por su trabajo al tiempo que le comunica que es "esencial que yo vea pruebas de algunas de sus afirmaciones" invitándole a viajar a Cambridge. Su talento es ya reconocido pero ha de demostrar sus proposiciones algo que le supone una molestia pues implica desviarse de su natural forma de hacer en el curso de sus investigaciones. Ramanujan le contesta diciéndole que “he encontrado un amigo que ve mi trabajo con simpatía” pero se niega a viajar pues como brahmán no puede abandonar su tierra y cruzar los mares. Las barreras culturales mantienen confinado al prolífico matemático hasta que su madre, a la que está muy apegado, tiene un sueño vívido en el que la diosa de la familia, Namagiri Thayar, le ordena que "no prolongue por más tiempo la separación entre su hijo y el cumplimiento del propósito de su vida". Ramanujan se embarca rumbo a la metrópoli en marzo de 1914.

A su llegada a Cambridge, el joven matemático indio causa una honda impresión. Hardy y Litllewood comentan que “solo se le puede comparar con Jacobi o Euler”. Es el inicio de una extraordinaria, fecunda y también estresante colaboración que durará cinco años, de un relación entre dos culturas, la occidental representada por el inglés Hardy, ateo y matemático riguroso, y la oriental, intuitiva y religiosa por el matemático indio. Hardy se sorprendía de la capacidad prolífica de Ramanujan y de su resistencia a probar sus enunciados algo que era necesario para ser admitido en los círculos académicos. Nunca una demostración, nunca una explicación, solo cientos de fórmulas que enunciaba a borbotones y que, con el correr de los años, han resultado ser casi todas ellas ciertas. Ramanujan no concebía la matemática como una profesión sino como una revelación de inspiración divina. «Una ecuación para mí no tiene sentido, a menos que represente un pensamiento de Dios» le dijo a Hardy quien no comprendía la fuente de tal prodigio de enunciados matemáticos. Srinivasa Ramanujan parecía tener un acuerdo con los dioses; lo importante no era la estructura, sino la revelación. Los pensamientos de Dios le eran expresados a través del lenguaje matemático, de ahí la belleza y originalidad de su obra. Fueron cinco años de estancia en Cambridge en los que padeció graves problemas de salud, al cabo de los cuales fue finalmente fue admitido como miembro del Trinity College (el primer indio en alcanzarlo) y de la Royal Society por su investigación en funciones elípticas y en la Teoría de los números. Enfermo de tuberculosis, regresó a la India donde murió al poco de llegar en 1920 con 32 años de edad habiendo cumplido el propósito de su vida, ese en el que las estructuras matemáticas de los números se le revelaban para que fueran posibles muchos de los avances del siglo XX.   

La vida de Ramanujan es un ejemplo claro de la dedicación del talento al servicio para el que fue concebido; de ser fieles a un Don y a un camino no elegido, de un talento y un propósito que nos son dados por la naturaleza, que están inscritos en nuestra individualidad al nacer y constituyen la esencia de nuestra razón de ser en el mundo; de una labor que trasciende el trabajo como forma de supervivencia y la búsqueda de honores, fama y popularidad. Y justo por ello la vida de Srinivasa Ramanujan ha sido útil, ha merecido la pena y pasado a la historia universal como la de un genio prodigioso de las matemáticas. ¿Quieres que tu vida merezca la pena y cobre sentido? ¿Quieres saber cuál es tu Don y tu Camino? Arqueología del Talento es una original metodología para que se revelen en ti tu singular talento y propósito de vida en el trance hipnótico. Arqueología del Talento 15 años reconduciendo las historias de vida desde el talento.

P.D.: Un par de anécdotas sobre el genio de Ramanujan:

- El número 1729 se conoce como el número de Hardy-Ramanujan por el siguiente suceso contado por el propio Hardy: “Recuerdo una vez que fui a verle (a Ramanujan) cuando estaba enfermo en Putney (hospital). Había viajado en el taxi número 1729 y remarqué que me parecía un número intrascendente, y esperaba de él que no hiciera sino un gesto desdeñoso. "No", me respondió, "es un número muy interesante; es el número más pequeño expresable como la suma de dos cubos de dos maneras diferentes". En efecto: 13 + 123 = 93 + 103 = 1.729


- El film “El indomable Will Hunting” está inspirado en la figura del joven matemático indio Srinivasa Ramanujan.

jueves, 5 de enero de 2017

Historias con Talento: Oleg Tselkov

En una reciente entrevista al inconformista pintor Oleg Tselkov le preguntaron que si fuera posible viajar atrás en el tiempo ¿cambiaría algo? “No es necesario cambiar. Como vive la gente es como estaba escrito en el destino”. Pudiera parecer paradójica esta respuesta en quien buscaba desde joven la libertad, en quien en su juventud fuera expulsado por sus ideas de varios centros académicos para jóvenes talentosos de la Unión Soviética, en quien fuera requerido y recibiera en su pequeño apartamento moscovita a toda la inteligencia artística de los 50/60 como Joseph Brodski, Arthur Muller, Anna Akhmatova, Evgeny Yevtushenko, Renato Guttuso entre otros, en quien su obra pictórica no fuese expuesta al público por ser considerada innovadora por las autoridades soviéticas. El renovador pintor abandonó la URSS en 1977 y se instaló en su exilio en Francia siguiendo su destino de libertad. ¿Es la libertad el destino? ¿Se elige el destino? ¿Dónde queda el libre albedrío?

En la misma entrevista Oleg Tselkov resuelve la paradoja de una forma sencilla y clara cuando le preguntan ¿Es necesario trabajar duro para que un artista sea fructífero? A lo que responde “que una persona con las piernas torcidas no debería jugar al baloncesto”. Y prosigue “Es muy simple. Ser artista es una cosa divertida. Con esto, es necesario nacer. ¡Es imposible hacer para que aparezca! No hay profesores que lo enseñen. Es innato. De Dios. Hay un dicho: "El artista es en sí nada elige, si él es un artista." Y si él elige para llegar a serlo, fue allí a aprender pero no es un artista. Una y otra vez será un artista falso. ¡El artista no elige! Dios le obliga a hacer su propia obra, en lugar de un deseo de hacer dinero”. Lo dice Oleg Tselkov que a sus más de 80 años vive humildemente aun siendo uno de los pintores vivos más cotizados.

El talento es un regalo, un don con el que cumplir con el destino. Ambos vienen dados y han sido elegidos para nosotros por el Creador. La libertad de vivir pasa por ser fieles a ellos. Quizás sea esta la cuestión del libre albedrío si aceptar quienes somos en el orden de la creación o elegir un camino que no se adapta a nuestros dones.


Arqueología del Talento© es una exploración en el trance hipnótico para el descubrimiento de los dones personales y el reconocimiento del camino que nos otorga la libertad en este mundo. Para más información y próximos seminarios pulse AQUÍ.

sábado, 10 de diciembre de 2016

EL CAMINO DE LA ECONOMIA DEL TALENTO

De manera semejante a como se confunde economía con negocios, se confunde trabajo con empleo, talento con conocimientos y experiencia adquirida, y la carrera profesional con el camino que nos conviene en la vida. De alguna forma las necesidades de la población y la organización de recursos de las que hace uso la sociedad para satisfacerlas han ido estableciendo una sugerente asociación de palabras, un desarrollo del lenguaje que estructura significados y da vida a la cultura, un proceso hipnótico del que no nos damos cuenta pero que influye en nuestro enfoque de la realidad y nuestras posibilidades de intervención en ella. ¿Qué sucede cuando la sociedad ha conseguido cubrir las necesidades para las que se desarrolló una cultura especifica? Que las necesidades han cambiado, las formas de proceder antiguas pierden su validez y al mismo tiempo seguimos prisioneros de esquemas mentales que no nos permiten vislumbrar más allá. El lenguaje y el valor de las palabras como viene siendo usado se muestra insuficiente para crear una nueva realidad. Existe falta de futuro hasta que despertemos del trance hipnótico en el que nos ha sumido la cultura ¿Se preguntará el lector que tiene que ver esto con la economía? La respuesta es sencilla aunque no obvia: la economía no es más que la gestión y administración de valores, justamente esos intangibles que expresamos a través del lenguaje y que residen en nuestro inconsciente. 

Las paradojas de la vida siempre se muestran en cómo hacemos uso del lenguaje. Cuando se dice no hay trabajo, no es que no haya trabajo que es un recurso abundante pues es inherente a toda persona, es que hay escasez de fórmulas capaces de convertir el rendimiento del trabajo en ingresos suficientes para vivir de acuerdo a las expectativas creadas. Esto es lo que consideramos empleo, bien sea en sus variantes de autoempleo o de forma asalariada. Desde esta panorámica, el empleo asociado a una expectativa de vivir se convierte en un codiciado fin. Y en el logro de este fin la población compite adquiriendo conocimientos o certificados de títulos y experiencia, algo que las empresas vienen revistiendo con la elegancia de la palabra talento. Si el talento es la fórmula por excelencia de la productividad, hace fácil y con soltura lo que a otros les cuesta, ¿cómo es que es escasamente remunerado? Y es que el talento poco tiene que ver con la maestría alcanzada por el esfuerzo y mucho que ver con ese patrón innato y único de la organización de la capacidad humana en cada individuo, singularizándole y haciéndole un maestro en el hacer de determinadas funciones desde su nacimiento. El talento es en sí mismo económico por naturaleza (rinde mucho, cuesta poco y se mantiene motivado intrínsecamente en su quehacer) y es un regalo poco requerido en la organización humana salvo para determinados puestos y equipos que marcan la diferencia. Esa distinción funcional que emerge desde el talento no solo especializa al sujeto de forma natural sino que marca y pone rumbo a su camino en la vida asignando a cada individuo su espacio natural en la sociedad humana, ese donde es competente ofreciendo un servicio útil para cubrir las necesidades de sus semejantes. Bien lo exponía Santa Teresa en Las Moradas: “es mucho atrevimiento que quiera escoger yo camino, sin saber el que conviene más, sino dejar al Señor que me conoce que me lleve por el que me conviene, para que todo haga su voluntad”. De aquí que la economía parte de los dones recibidos y el uso que hacemos de ellos. Recuérdese la rentabilidad de esta economía del talento en la parábola de los talentos que nos habla de los frutos que rinden si invertimos en ellos: al que tiene se le dará y al que lo entierre se le quitará. Y medite el lector sobre su aplicación a los tiempos que corren. ¿Qué hace esta organización económica con los dones de su población? La economía no es un negocio, que es la negación del ocio, sino ocio y gozo del regalo de la vida. Un regalo que disfrutan aquellos que profesan su vocación, ese camino al que nos abre el talento. Invirtiendo en el camino de la vocación nos proporcionamos la mejor vida a la que podemos aspirar y contribuimos a hacer de este mundo un lugar más agradable y mejor en el que vivir, desligados de envidias y esas ansias de reconocimiento que tanto abundan.

Mal negocio en la vida es invertir nuestros esfuerzos y nuestra carrera profesional en unas expectativas que no son las nuestras. Mal negocio es adquirir títulos, certificados, conocimientos y experiencias con el único fin de hacer de la vida un negocio rentable en términos monetarios. Siguiendo esta ruta nos olvidamos que la mejor economía es la que nos ofrece nuestra propia naturaleza: la del talento, el valor más escaso y útil de cuantos existen. Ya decía Albert Einstein “que lo importante no es conocer el mundo, sino encontrar nuestro camino en él”. Y esto es posible cuando se comienza a escucharse a uno mismo, a conocerse y a despertar al trance colectivo en que nos mantiene la cultura. Cuando esto ocurre el lenguaje utilizado va variando y vamos abriéndonos a las posibilidades de crear una realidad distinta acorde a nuestras necesidades y a las de quienes comparten el regalo de la vida a nuestro alrededor. El futuro es posible y se irá creando a si mismo siguiendo cada cual su propio camino, ese que corresponde al talento propio, íntimo y natural. Todos tenemos cabida en este mundo. Hay una frase del Lao Tse en el Tao Te King que me encanta, y nos pone en contacto con la magia de la creación y la vida a través del talento: 

“Cuando tu encuentres el camino 
Otros te encontrarán a ti. 
Al pasar por el camino 
Serán atraídos hasta tu puerta 
Y el camino que no puede oírse 
Resonará en tu voz 
Y el camino que no puede verse 
Se reflejará en tus ojos”  

Existen muchas vías de autoconocimiento para encontrar el camino propio y tomar conciencia de los dones que portamos, pero hay una que te va a sorprender basada en el lenguaje de la hipnosis y los sueños. ¿Qué mejor manera de desenmascarar la paradoja de la existencia que allí donde creamos nuestra realidad sin darnos cuenta? En Arqueologíadel Talento y la Academia de Hipnosis & Sueños ponemos nuestro talento y vocación al servicio de la economía del talento, de la creación del futuro, ese que se construye entre todos desde los valores intangibles. 

martes, 8 de noviembre de 2016

Historias del talento: la tuya y la mia

Escribimos nuestra vida en torno al talento. La siguiente historia esta basada en hechos reales: "Me regalaste un disco suyo. Que maravillosa música la de aquel grupo. Rompía la monotonía de las tardes desapacibles de invierno cuando volvía de entrenar de la pista de atletismo y la noche era prematura. Lo escuchaba una y otra vez. Cuanta poesía en sus notas. Volaba contigo por nuevos mundos mientras te esperaba. Luego pasearíamos mientras tararearías esas melodías que el aire fresco de la inspiración colaba en tu cabeza. Éramos marionetas en la cuerda buscando una puerta a la realización de nuestros sueños. Cuantas noches escuchando a ese grupo en el Garaje Hermético de Prosperidad mientras divagábamos sobre la promesa de una vida maravillosa. ¿Te acuerdas? Quien diría que la alcanzaríamos. Morrisey entrenaba corriendo en la pistas del gris Manchester y adoraba la música pop de Sandie Shaw. Sandie estaba enamorada del poeta dandy de Morrisey. En primavera fuimos a escuchar el inolvidable concierto en el Parque del Oeste. Se llamaban The Smiths porque eran gente normal que querían vivir algo hermoso, decía Morrisey. Recuerdos inolvidables de juventud con una vida por delante. En el Garaje Hermético nos despedimos escuchando una de sus maravillosas canciones “Heaven Knows I’m a miserable now”. Y nuestros sueños de prosperidad se hicieron realidad, vivía aventuras alrededor del mundo y escribía sus relatos, formaste tu propia banda y sonabas a todas horas por la radio. Habíamos puesto música y poesía a nuestras vidas. No nos debíamos nada, pero sabíamos hacernos sonreír como cuando canta Sandie Shaw con The Smiths esta maravillosa canción de Morrisey: “I Don't Owe You Anything”


Arqueología del Talento© te apoya para escribir tu propia historia desde el talento.

jueves, 6 de octubre de 2016

TALENTO: GUION DE VIDA

Algunas enseñanzas para escribir el guion de nuestras vidas parten de quienes descubrieron su talento y fueron fieles a él. Esta es una pequeña muestra:       

  • “No tenemos que comprender el mundo, solo encontrar nuestro camino en él” Albert Einstein (Físico)
  • “El talento es el único punto de partida" Irving Berlín (Compositor musical) 
  • “Cuando el trabajo es un placer la vida es bella. Pero cuando nos es impuesto la vida es una esclavitud” Máximo Gorki (Escritor)
  • "He escrito este poema por dictado inmediato, sin premeditación y contra mi voluntad" W. Blake (Poeta y Pintor)
  •  "Hay alguien en mi cabeza que pero no soy yo" Pink Floyd (Grupo musical)
  • "Alguien dentro de mi descubrió las ecuaciones" C. Maxwell (Fisico)
  •  ¿Quién no desea hacer en su vida un viaje extraordinario?¿un viaje tan extraordinario que sea capaz de recompensarnos con el tesoro que contiene el poder de transformar nuestra vida? Alberto Sánchez-Bayo (Escritor)
  • "La autorrealización es la realización a plenitud del ser humano, la expresión de todo lo que el ser humano puede llegar a ser, la manifestación real de todas las posibilidades de la persona... en suma, es el motivo fundamental de la existencia humana." A.Maslow,(Psicólogo)

Realiza el viaje de tu vida, descubre al otro que hay en ti, conecta con tu talento y escribe el guión de tu vida, ese que es el motivo de tu existencia humana. Arqueología del Talento© te apoya en escribir tu mejor obra. 

domingo, 18 de septiembre de 2016

EL SIMBOLO VIVO DEL TALENTO

El talento como patrón que configura el potencial humano de una forma especifica y única en cada persona se expresa formalmente en el cuerpo fisico de cada individuo. Nuestro cuerpo es símbolo del talento interno, un símbolo semejante al de otros pero no igual pues posee rasgos que le caracterizan y le capacitan como ser único dentro de la especie. Este conjuntos de rasgos físicos característicos que distinguen al individuo permanecen en él durante toda su existencia. O lo que es lo mismo, el talento que se expresa a través del cuerpo fisico, se mantiene vivo desde el día en que nacemos hasta el momento en el que abandonamos este cuerpo y este mundo. Somos un símbolo vivo, expresión innata de un orden singular de capacidad que la naturaleza deposita en cada ser. 

El diseño de nuestro cuerpo físico manifiesta de por si la función que cumplimos en la creación y la razón de nuestro existir. Pero el conocimiento del talento, esa fórmula integradora del potencial que opera dicha función natural a través de cada individuo, es superficial si solo nos fijamos en la cáscara de nuestro ser. Al talento hay que dejarle hacer, hay que permitirle que se exprese libremente para poder profundizar y apreciar esos otros rasgos característicos que le animan. Pero el talento no es el resultado de un juego de especulación reflexiva y análisis emocional, obedece a un orden de memoria creadora que requiere de una energía y un cuerpo fisico para materializar su obra. El talento es una condición del ser, un atributo original y esencial del individuo para conducirle en su existencia. Para conectar con esa memoria que nos ha creado, esa que nos integra a nuestra razón de ser y nos capacita por si misma armonizándonos con el universo entero, hay que regresar a las dimensiones invisibles donde el espíritu creador del ser reside. Al conectar con dicha memoria su visión se hace símbolo, símbolo capaz de movilizar y trascender nuestro ser, símbolo de vida. ¿Quieres ver ese símbolo que te llena de vida? ¿Quieres contemplar el símbolo de tu talento?

Arqueología del Talento© es una metodología para el autoconocimiento del talento y nuestra razón de ser basada en el acceso a las dimensiones creadoras en el estado de trance; una metodología pionera e innovadora que integra la hipnosis y la meditación permitiendo al participante ver el diseño de su talento, esa fórmula simbólica que le llena de vida. Infórmate de nuestros talleres y actividades en: www.arqueologia-talento.com